28 de octubre de 2008

Y derrame en ELLA.


Ayer noche nos unimos calidamente una vez más y como en un susurro nuestros cuerpos se unieron, se buscaron, se sintieron, se gozaron, y suavemente me dejo derramarme en su interior.

Rompió con ello mi abstinencia, ofreciéndome el regalo de su amor.

1 comentario:

Su gusano patético dijo...

Que gran regalo te hizo. Eres muy afortunado.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...