8 de septiembre de 2009

De cuando su deseo se hizo realidad

Puede parecer mentira, pero cuando mis orgasmos están controlados mi mente proporciona una excitación sexual y sensual muy especial, mis sentidos se agudizan para servir a mi Dueña, obedecerla y atender todos sus requerimientos tal y como ella espera y se merece.

Bien es cierto que esto fue impuesto por ella y acepte plenamente que ella controlase mis orgasmos con todas las consecuencias, pero alguna vez me he descuidado y no he podido resistir la excitación y me he masturbado sin su consentimiento, he sido castigado profusamente por ello, se que eso le gustaba y la verdad es que realmente no sabia cual importante era este hecho para ella hasta que me insinuó que pensaba adquirir un cinturón de castidad, eso me dio miedo y pánico, el simple hecho de no poder acceder a mi pene, ni tan siquiera para el a baño… buuufff.!!!



Pero finalmente sus designios se cumplieron, un día me ordeno adquirir uno, y obedecí su voluntad como no podía ser menos y se espera de un sumiso.

Mientras,… todo he de decirlo que me mantenía sin orgasmo, en cambio mi Dueña disfrutaba cada vez más, mis ansias de tener un orgasmos aumentaban cada vez más mi deseo y el placer de los suyos, pero sabia que me estaba preparando que me estaba preparando para el artilugio que estaba por llegar

Durante unos días el paquete no llegaba y eso me permita relajarme, pensar que existía una pequeña oportunidad, pero duró poco, el paquete llegó con el temido cinturón de castidad.

Ella abrió el paquete con verdadero entusiasmo. The curve aparecía ante sus ojos, un medio de control total, de sometimiento intimo y efectivo, el sexo de su sumiso por fin podía ser controlado en todos los aspectos.

No dudo mucho en ponérmelo, y eso que en un primer momento existieron problemas puesto que en cuanto me roza lo mas mínimo consigue que tenga un erección. Y como no deseaba masturbarme, me ordenó relajarme y que lo terminase yo de poner. Una vez puesto, mi pene se encontraba turbado al estar enjaulado rodeado por metacrilato que le impedía adquirir libertad.

Y así pasamos la primera tarde, entre extrañeza y curiosidad ante la novedad. Al día siguiente volvió a ordenarme ponérmelo… y al siguiente, de forma que poco a poco me habitué a su uso, a llevarlo, a ducharme, a ir a baño, a convivir con mi pene inaccesible excepto para mi dueña.



Ahora el cinturón creo que me permite centrarme mucho más en ella, y no distraerme con erecciones y excitaciones aleatorias e intemporales que lo único que consiguen es hacerme perder las fuerzas y energías que necesito para servirla

Uno de los momentos más dulces fue cuando me retiró el cinturón de castidad y tomando tiernamente mi pene y lo introdujo en su interior, fue algo increíble y creo que esa sensación es irrepetible y quedará marcada en mi mente para siempre, pasar el pene el pasar de una jaula castradora al calido abrazo de su interior húmedo y lascivo lleno de deseo y pasión, no tiene parangón. Después de 25 días de castidad forzada se trató de una recompensa que he sabido apreciar y valorar.

Se que últimamente no había tenido mucho autocontrol y castigos he recibido por ello, se que el verdadero cinturón de castidad debe ser el mental, pero he de admitir que cada vez me excita más el estar a su servicio y recibo por ello tal cantidad de estímulos que a veces se me hace imposible tener un cierto autocontrol.

Creo que el cinturón ya no solo se trata de un mero control de castidad destinado a impedir una masturbación, es un instrumento con el cual ha establecido el control genital total. Hasta ahora me estaba negado el orgasmo sin una orden suya, pero ahora me esta impedido el tocar mis órganos si ella no quiere. El simple hecho de ir al baño ya es una odisea, puesto que inmediatamente ha de quedar todo aseado y limpio, de esta forma algo común que tan solo llevaba 1 o dos minutos ahora lleva un tiempo y un proceso que me hace sentir su dominio en toda su plenitud.

Me ha gustado entregarle el último ápice de libertad sexual que tenía, se que ahora mi sexualidad no solo esta mentalmente bajo su control si no que también lo está físicamente, y se por supuesto que a partir de este punto, será más plena y satisfactoria.

2 comentarios:

lilaNegra{AMANDA} dijo...

Me alegra el verte asi, pleno y feliz. Se que cuesta trabajo el renunciar a ciertas cosas pero al final de cuentas el poner en sus manos el control de eso que nos cuesta tanto es lo que más vailosa esa entrega y nos hace sentir mas realizados.
Un beso y mis respetos para tu Señora

AGUASANTA dijo...

QUE BIENNN....además te queda genial...me alegra que lo esten disfrutando plenamente , ami me encantan los dispositivos de castidad hacen que las mentes esten alertas,calientes...y el disfrute es bestial para la pareja...
Un beso a ambos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...