23 de enero de 2009

De Premios y Castigos

Siempre hablamos de que los sumisos deben obedecer, acatar órdenes....etc., y que todo ello lo deben realizar sin esperar nada a cambio, puesto que es su naturaleza; e igualmente deben ser castigados sin ningún tipo de consideración.

Pero...

Si. Siempre existe un pero hasta en ese mundo. Y pregunto yo

¿Porque no puede recibir premios? Siempre es un incentivo, y aunque, y en eso si estoy de acuerdo, no sea algo generalizado, algún premio de vez en cuando no vendrían mal.
¿Cual es el mejor premio para una persona sumisa?

¿Y de castigos?, y aquí tengo que alabar a la parte dominante; porque es complicado... muy complicado.

En que me vas a castigar, azotándome más, uffff, si al final me da más placer, obligándome a servirte, te recuerdo que soy tu sumiso, negándome el placer de un orgasmo, esto si ya lo haces… te ataco con cera... agujas… uffff, difícil.

Es difícil, muy difícil, hoy por ejemplo por una falta leve, he sido castigado en la hora del café a tomar el más minúsculo y ridículo pincho que hubiese, y me fastidió muchísimo, porque mis compañeros se estaban metiendo entre pecho y espalda y maravilloso, jugoso y delicioso bocata de panceta a la Brasa, si de esos ricos.. ricos….

Pero al final, la realidad es que me sentí finalmente orgulloso, cumplí su castigo sin una protesta y me sirvió de correctivo para ante la misma situación la próxima vez me contenga un poco más.

Cierto es que el tiempo y el conocimiento mutuo, el saber cuales son los límites, irán marcando las pautas de premio-castigo, acción-reacción.

Pero a veces veo que se queda pensativa, como diciendo...!Jo! a ver si al final en lugar de un castigo se convierte en una experiencia gozosa para el. Y si no, que levante la mano el dominante que no lo haya sentido; o el sumiso que tras la aplicación de un castigo, en su fuero interno no ha pensado:

-!Meca, ojala fueran todos los castigos así!.

Y lo mismo al revés, a veces nos portamos, excesiiiiiiiiiiiiiiiiiiivaaaaamente bien, sin obtener recompensa, y nos quedamos un poco, solo un poco, mustios. O el Ama-o que tras una sesión magnífica en la cual ha dado todo de si mismo, se encuentra con un sumiso que después de haber obtenido su placer, placidamente descansada sin ánimos de prolongar ese momento mágico o agradecer a su dueña-o el trato recibido.

Pero independientemente de conocerse perfectamente, de vez en cuando ...

¿No os queda la duda? ¿Cuál es el mejor premio y castigo, tanto recibido como dado?

!!Anda, que no estoy preguntón hoy !!


¿Qué castigos pueden ser los más adecuados para corregir a una persona sumisa?

Os dejo esas preguntas… para ver si tienen respuestas…

3 comentarios:

Claudie dijo...

Yo creo que depende del sumiso y no se puede generalizar. A veces un: "me has decepcionado", dicho con toda seriedad puede ser un castigo mucho más efectivo que cualquier cosa rocambolesca que nos imaginemos

Claudie dijo...

Reconozco que cuando un sumiso recibe su "premio" simplemente viéndome feliz, me digo que soy muy afortunada.
Y si es así es cuando más ganas tengo de darle un extra yo... Un fin de semana especial, en un hotel en la playa, y entre paseo y placer, obsequiarle con una de sus escenas favoritas, o uno de sus fetiches :D

Mss.Nikkita dijo...

A ver...... buena pregunta....... aunque tengo que decir lo mismo que Claudie, tanto los premios como los castigos varían mucho de un sumiso al otro. Un castigo para uno puede ser un castigo y el mismo castigo para otro le parecerá un premio. O sea hay que conocer muy bien los gustos de cada uno para administrar en cada momento lo que toca o lo que se ha buscado ;-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...