21 de abril de 2012

A su servicio


La verdad es que es complejo nuestro mundo.

No puedo negar que me encantan las sesiones de BDSM y todo lo que ello conlleva, me gusta como me toma y me usa Mi Ama y Señora, o sus marcas o como me posee.  

Pero lo más complicado ha sido adaptarme a sus ritmos físicos y emocionales, para poder complacerla en lo más mínimo en cuanto ella ha querido. Nuestro ritmos sexuales son muy diferentes, pero creo que hemos conseguido llegar a un punto el el cual tenemos canalizadas las ansias sexuales de este sumiso “berraco”.

El mayor trabajo que ha tenido como Ama, creo a mi entender, ha sido conseguir dominar esos impulsos sexuales, conducirlos y canalizarlos de tal forma que sexo no sea tan solo algo físico, que se trate de algo más intenso y duradero, que nos sirva como fuente de placer para ambos.

Ahora  la noto cada día más feliz, mientras la obedezco en las taras cotidianas, nuestra unión se ha afianzado y crecido bajo el paraguas de la Dominación y sumisión. La complicidad que nos ha exigido esta forma de vida, se ha transformado en un amor más intenso y sensual, y lejos de menguar con el tiempo, va creciendo y afianzándose cada vez más.

Y ella cada vez es más Ama, puesto que la verdadera sumisión no se puede disimular y nota la satisfacción genuina que siento mientras las sirvo en el día a día. Y ese, es mi premio.
 

2 comentarios:

Amowhor dijo...

Las adaptaciones nunca son fáciles, pero poniendo los dos de cada parte todo es más sencillo.
Saludos.

Esclava Tais dijo...

Cuanto me alegro de vuestra felicidad y de que cada día crezcais cada uno en vuestro rol en este marivilloso mundo de BDSM...
Mi enhorabuena por ello y mis mejores deseos. Tais{ED}

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...